Acompañamiento amoroso y derechos de la mujer

Las personas que acompañan a las embarazadas, educadoras prenatales, doulas, etc.,  debemos ante todo reconocer el derecho de cada mujer a elegir como quiere parir, brindarles la información necesaria para su parto, los beneficios de cada intervención y los riesgos, pero ante todo acompañar y respetar  a la mujer en  la decisión que quiera tomar. La historia de vida, el entorno, hasta el propio nacimiento de esa mujer que va a parir, crea una atmósfera única  que  la puede hacer  tomar el camino de una cesárea o de una epidural, la labor de una  doula es  brindar información  sobre el procedimiento médico, pero no sobreponer sus deseos, sapiencia y expectativas a la mujer que está acompañando, hay que respetar  la decisión que ella quiera, estar en lo que ella necesite, sin juzgar.

Yo promuevo el parto respetado, la cesárea  cuando es necesaria,  pero no podemos quedarnos en un concepto que no respete el sentido universal de los derechos humanos, nos estaríamos contradiciendo.
Yo tengo un sueño, a veces los sueños se hacen realidad.  Entre mas amor y consideración tengamos con las madres, con el vecino, con el indigente, con la humanidad, llegará un momento en que los miedos, los traumas, la violencia, empiecen a menguar, en que todas las mujeres volverán a parir, y las cesáreas serán solo necesarias, salvarán vidas, y serán gratas, y las mujeres que tengan una cesárea, no les dará tristeza asistir a un circulo de historias de parto, porque no se sentirán culpables, serán heroínas, y  los bebés lactarán, y la crianza será mas amorosa, y los hijos disfrutaran de sus madres.





No  conocemos como funciona el psiquismo de cada mujer, a que miedos, a que necesidades internas se deben enfrentar, el parto para todas las mujeres es diferente, y mueve las fibras más internas del ser. Yo promuevo el parto vaginal, por todos sus beneficios,  pero los derechos sexuales y reproductivos de la mujer son derechos universales, así que nada debe ser rígido, nuestra mente debe estar dispuesta a mediar. Seguramente si esa madre que pario por cesárea, por miedo, por su historia de vida, esta también acompañada en el posparto, se  llena de lactancia, abre su corazón a una crianza amorosa, vivencia su maternidad como algo positivo, es probable que si vuelve a quedar embarazada, decida tener un pàrto natural, es probable que sus hijas paran de manera natural. El cambio de consciencia viene, pero no podemos ser radicales.

Ana Maria Palau
Doula Ama

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Doulas, Mujeres apoyando a Mujeres

Esencias Florales en el embarazo

Sobre anatomía energetica de la mujer y empoderamiento femenino